Vive Latino 2017

Hace unos días mi destino laboral era incierto, no sabía que iba a pasar. Era muy posible que la manguera del agua fuera cerrada. No me preocupe de más y trabajé en proyectos alternos en la empresa de mi socio, dejando todo en la cancha. Mi esfuerzo y pundonor fueron recompensados y recibí una oferta por parte del socio. Previo al ofrecimiento, no podía gastar mucho porque no sabía que me depararía el futuro, a pesar de esto compré un boleto para ver a ver a los Fabulosos Cadillacs en el Vive Latino 2017 y otro para Rod Stewart. Un compañero de la oficina me dijo, gastas tu dinero en puras pendejadas. Para él lo pueden ser, pero no me importa acaparar objetos, colecciono momentos.

Me encanta una frase del escritor uruguayo Eduardo Galeano que dice lo siguiente: “Los científicos dicen que estamos hechos de átomos, pero a mí un pajarito me contó que estamos hechos de historias.” Me gusta ir a conciertos y eventos deportivos por la energía que se respira en el ambiente. La gente grita al ritmo de una canción o de un gol. Nos dejamos llevar por nuestras emociones y entonamos canciones que nos evocan recuerdos o personas. Los conciertos son los lugares perfectos para tener algo que contar.

Mi boleto del Vive para el sábado ya estaba desde tiempo atrás, como lo mencioné anteriormente, pero los astros se alinearon y La Citadina se rifó al conseguir otro boleto para el sabadaba y dos para el domingo. Sólo había un candidato para asistir al magno evento, mi sangre, el doctor Manolo. Con él he coleccionado las mejores anécdotas. El sabadance el novio de La Citadina nos instruyó en qué hacer en este festival, era nuestra primera vez, y éstas no son fáciles.

El sábado 18 vimos a Meme de Cafeta, a Inspector y su ska, a los argentinos de Illya Kuryaki con su irreverencia, cerramos con broche de oro y vimos a Vicentico y a su fabulosa banda. Casi perdemos el metro para llegar a casa, pero logramos la hombrada y alcanzamos el último vagón del subte. El domingo 19 era el gran día porque mi carnalito vería a los Hombres G, su grupo favorito. Antes de ver a los madrileños escuchamos a “La única internacional Sonora Santanera” quienes estaban de manteles largos por la celebración de su 60 aniversario. Después, gracias a unos pequeños personajes de color verde canté una de mis canciones predilectas de toda la historia, Lamento Boliviano.

Manolo es un tipo enorme, posee una espalda que puede dar sombra y proteger del sol a quien esté a su lado. A pesar de su grandeza física se divierte como un niño pequeño, desde que se escuchó la voz de David Summers, no dejó de cantar, se sabía todas las canciones y se le veía su carota llena de luz. Su alegría se convirtió en la mia. Los españoles cerraron con grandeza y el Foro Sol cantó al unísono, sufreeeeee mamooooooooooon.

Por último vimos a nuestros coterráneos cuernavacenses de Zoe y celebramos sus 20 años de trayectoria al ritmo de Nada. No nos sabíamos muchas canciones y decidimos emprender la retirada para que no fuéramos a perder el metro, aprendimos la lección. Después de este fin de semana me queda algo claro, el mundo no está hecho de átomos…

Saludos intergalácticos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s