Broncofirmas

En 2017 y 2018 fui vocal de la asociación civil Llegó la Hora de los Pueblos que respaldó la candidatura independiente de María de Jesús Patricio (Marichuy) a la Presidencia de la República. Durante la campaña, enfrentamos múltiples discriminaciones. Marichuy se dirigió a HSBC para abrir la cuenta que exigía el INE y comprobó que en esa institución, surgida para administrar las ganancias de la guerra del opio en China, los indígenas no son sujetos de crédito. Gracias a una de las pocas entidades bancarias mexicanas, Banorte, la vocera del Congreso Nacional Indígena pudo cumplir con ese requisito.

Posteriormente se enfrentó a una discriminación tecnológica. Las firmas debían ser recabadas en celulares que cuestan tres salarios mínimos. ¿Cómo lograrlo en un país con altos índices de pobreza y en zonas donde la conectividad es una fantasía?

A esto se agregaron los requisitos impuestos por los partidos políticos, autores de las condiciones de competencia. Para llegar a la boleta había que reunir 866,593 firmas en al menos 17 estados de la República. Esto exigía gran despliegue de recursos. Las candidaturas “independientes” no surgieron para incluir a la ciudadanía, sino como Plan B de los políticos profesionales. Con las reglas de México, Emmanuel Macron no habría llegado a la Presidencia.

A pesar de las disposiciones racistas de la contienda, Marichuy emprendió su andadura, articuló a numerosas comunidades indígenas y obtuvo una tercera parte de las firmas requeridas. Al analizar los recursos empleados por nuestra asociación, el INE señaló que fue la campaña más honesta. Este triunfo moral sirvió de poco porque los que hicieron trampa sí llegaron a la boleta.

A principios de 2018 escribí en esta columna: “El Bronco gobierna uno de los estados más ricos del país y dispone de logística y medios para contratar auxiliares que recaben firmas […] De acuerdo con el INE, de cada 183 firmas recabadas para El Bronco, sólo son válidas 101. En el caso de Margarita Zavala, de cada 124 firmas, 84 son legítimas. El ‘margen de error’ es demasiado alto para adjudicarlo exclusivamente a los ‘errores de dedo’ que cometemos quienes nos hemos dado de alta como auxiliares. Para perfeccionar el carnaval, El Bronco ha descrito las triquiñuelas de los suyos como ‘travesuras’”.

El Tribunal Federal Electoral fue incapaz de sancionar estas irregularidades. Siendo diputado local, y posteriormente senador, Samuel García, actual gobernador de Nuevo León, denunció el desvío de fondos para recaudar firmas. Se calcula que más de 500 empleados del gobierno trabajaron en la candidatura de Jaime Rodríguez El Bronco.

En 2018 estuve en Monterrey y di una conferencia en una dependencia pública donde pedí autorización para reunir firmas en favor de Marichuy. No hubo problema en que anunciara mi intención, pero me solicitaron que hiciera la actividad fuera de las instalaciones, pues todo el personal había tenido que dar su firma por El Bronco.

De acuerdo con la Unidad de Inteligencia Financiera al menos 12.8 millones de pesos provenientes de recursos públicos se destinaron a promover las intenciones presidenciales del entonces gobernador de Nuevo León. Según información de Código Magenta, el financiamiento irregular se hizo a través de la empresa ATTAR 2715, la misma que ayudó al lavado de dinero de Billy Álvarez, directivo del equipo Cruz Azul, acusado por administración fraudulenta de dos mil millones de pesos: “El financiamiento de la operación de recolección de firmas es sólo la punta del iceberg de una red multimillonaria de blanqueo de capitales. Entre el 2016 y el 2018, ATTAR 2715 recibió transferencias bancarias por 1,442 millones de pesos y envió 1,382 millones de pesos”, escribe Rodrigo Carbajal en Código Magenta.

El Bronco, que en su retórica bárbara prometió cortarles una mano a los ladrones, es ahora inquilino del Penal 2 de Apocada, uno de los escasos legados de su administración.

Más allá de las implicaciones legales del caso, surge una pregunta esencial: ¿Qué democracia queremos? Durante cerca de 30 años, El Bronco militó en el PRI, del mismo modo en que Margarita Zavala ha contado con el respaldo del PAN. Las candidaturas “independientes” son un lujo que exige tener fondos o una red para desviarlos.

Mientras tanto, mil veces despojados, los indígenas siguen adelante: despacio, porque el camino es largo, y sin hacer trampa.

Este artículo fue publicado en Reforma el 18 de marzo de 2022, agradecemos a Juan Villoro su autorización para publicarlo en MEX APPEAL.

Foto:

https://www.proceso.com.mx/nacional/2022/3/17/vinculan-proceso-el-bronco-por-uso-ilicito-de-recursos-seguira-preso-282682.html

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s