Me lo dijo un maíz

Vicente Fox llegó a la Presidencia con enorme respaldo y de la “dictadura perfecta” pasamos a la caricatura perfecta. “¡Me van a extrañar!”, comentó al salir del poder. La advertencia parecía tan errática como su mirada, pero Felipe Calderón lanzó su irresponsable guerra contra el narcotráfico y logró lo inaudito: extrañamos a Fox.

Ahora la realidad se ha vuelto experimental. No sabemos si vivimos en el futuro o en el pasado; es más: ni siquiera sabemos si vivimos en la realidad. Tal vez a causa de la energía ultraterrena que la Iglesia de la Luz del Mundo irradió en Bellas Artes pasan cosas más atribuibles a fuerzas esotéricas que a errores meramente humanos. Las plicas de los concursos literarios fueron abiertas por una “mano pachona” y apareció una grabación de Frida Kahlo que resultó tan falsa como el elusivo fantasma del terremoto, Frida Sofía.

Tenemos motivos para entretenernos hasta la preocupación. La espléndida actriz y directora Jesusa Rodríguez sigue renovando el género del cabaret, sólo que ahora desde el Senado. Soy su amigo desde hace casi medio siglo y hemos compartido muchas causas. Desde el mayor aprecio discrepo de algunas de sus posturas. En un video habla con un grano de maíz, costumbre no necesariamente exagerada, pues muchos de nosotros conversamos con las plantas mientras las regamos. Lo importante es que ahora el maíz contesta. Ignoro si fue gracias a un consejo del patriótico grano que Jesusa propuso acabar con las becas a los creadores, pero estoy seguro de que si hiciera una consulta más amplia, incluyendo a granos que no han hablado, llegaría a la conclusión de que el talento también se riega y que la solución no consiste en erradicar el impulso a la creación sino en organizarlo mejor. Cuando participé (sin ningún éxito) en un consejo del que ya fui removido señalé algunos aspectos lamentables del Fonca. Las becas para jóvenes llegan hasta los 35 años. El año en que analizamos el tema, en la rama de literatura el más joven de los mayores tenía 43 años. En otras palabras, nadie de 36 a 42 años recibió beca. Esas son las edades en que un autor, ya maduro pero aún necesitado de estímulos, escribe El llano en llamas o Cien años de soledad. Además, ciertos creadores -algunos de ellos funcionarios públicos de alto nivel- recibieron la beca por sexta ocasión. Es necesario diversificar las oportunidades, no liquidar apoyos.

Notimex acaba de difundir información que cuestiona las becas. Es cierto, como ahí se dice, que el Fonca surgió como un posible instrumento de cooptación en tiempos de Salinas de Gortari. Pero no sólo ha sido eso. Algunos artistas son serviles al poder con o sin beca, otros aprovechan el dinero para hacer obras extraordinarias y otros más lo usan para favorecer a terceros (el caso más evidente es el de Francisco Toledo y los muchos proyectos que ha impulsado en Oaxaca).

El combate a los “privilegios” se extiende en forma tan indiscriminada que se corre el riesgo de considerar que incluso el talento y el conocimiento son privilegios a combatir.

Con una retórica de izquierda se ejecuta una política de derecha, afectando la ciencia, la cultura y la educación. El Presupuesto de Egresos para 2019 preveía un monto de 5,838,059 millones para la Federación y de 12,394 millones para la Secretaría de Cultura. ¡El .21% del gasto público! Las presiones de la comunidad hicieron que el monto aumentara en 500 millones. ¿Tiene sentido eliminar las becas para reducir un presupuesto que no llega ni a una cuarta parte del 1% de los egresos?

Quienes estamos hartos del PRI, el PAN y el PRD, y juzgamos que este gobierno puede ser mejor, quisiéramos frenar nuestros temores con la enjundia con la que la ex secretaria de Semarnat frenó un avión. Si opinamos no es por ganas de molestar sino de ayudar. Por desgracia, el costo social de la discrepancia va en aumento. En demasiadas ocasiones López Obrador se ha referido en forma derogatoria a la prensa. En 2006, cuando lo apoyé en un acto en San Ildefonso, comenté: “Un gobierno de izquierda debe ofrecer la mejor oportunidad de ser criticado”. Eso no lo incomodó entonces.

El País le preguntó al novelista Emiliano Monge qué le diría al presidente de México. “Que se acuerde de quién era él en el 2006”, contestó. Recuperar esa identidad implica alejarse de los evangelistas y otros esoterismos, aceptar la crítica y beneficiarse de ella.

Este artículo fue publicado en Reforma el 21 de junio de 2019, agradecemos a Juan Villoro su autorización para publicarlo en MEX APPEAL.

Foto:

https://www.aztecanoticias.com.mx/el-maiz-el-gran-invento-mexicano-para-la-alimentacion-del-mundo/3307334

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s