Accidentes

El día sábado vi la película de comedia “Jefa por accidente” protagonizada por Jennifer Lopez. La cinta es palomera, entretenida y sumamente predecible; como cualquier chick flick que plantea una problemática y todo llega a feliz puerto. Soy un ferviente convencido que de todo se aprende. El film me dejó una interesante reflexión.

Second Act, como se titula la película en inglés, nos cuenta la historia de una mujer de cuarenta años que lleva muchos tiempo trabajando en un supermercado. Llega el día en se supone que será la encargada general porque conoce todos los tejes y manejes de la tienda. No recibe el nombramiento por no tener un título universitario, mismo que no obtuvo por las circunstancias adversas que vivió durante su juventud. El puesto lo recibe un pelmazo egresado de Duke. De este conflicto inicial surge mi reflexión para este post semanal. Si quieren despejar la mente un rato, vean “Jefa por accidente”.

En México sucede algo similar, profesionistas egresados de escuelas de renombre o personas con palancas reciben mejores oportunidades que los egresados de escuelas públicas o quien no tiene título aunque hayan trabajado muchísimos años para una sola empresa. Gracias al esfuerzo de mis papás pude estudiar mi licenciatura en el Tec de Monterrey. En esta institución conocí gente brillante pero por otro lado también conviví con estudiantes desidiosos y mediocres. La institución no hace al profesionista.

En mi vida laboral he estado en muchas industrias; educación, automotriz, publicidad, relaciones públicas, banca y seguros. He trabajado con personas egresadas de muchas universidades y les puedo decir que no hay alguna mejor o peor, por supuesto que las exigencias son diferentes, pero ya en la vida laboral también aparecen características personales que nada tienen que ver con la escuela. “Enseña más la necesidad que la universidad.”

Alguna vez un soberbio que salío del ITAM emitió un comentario ofensivo en contra de unas compañeras que habían estudiado en una universidad pública. Le dije, créeme que si hubieran podido estudiar donde tú lo hiciste, lo hubieran hecho. Nacer en un familia privilegiada y poder prepararse en una escuela de paga es un simple volado, un accidente que condiciona muchas cosas.

Saludos intergalácticos.

Foto:

http://www.zoom95.com/un-volado-resuelve-el-empate-en-una-eleccion-local-en-filipinas/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s