Las gracias

Está de moda la gratitud por si no se habían enterado. ¿No han escuchado el famoso “todos los días agradece 3 cosas en tu vida”? Yo sí, y a veces no son 3 cosas, a veces la gente quiere que hagamos una lista de 100 cosas al día, como si no tuviéramos suficientes cosas en la cabeza. Pero dicen que ser agradecido es la mismísima alquimia de la era moderna. Agradece lo que tienes y tendrás más – dicen.

El problema con el que me he tropezado constantemente es que a veces podemos caer en una rutina y agradecer en automático sin corazón: Agradezco tener mi casa, mi perro, mi pareja, mi trabajo. Y de pronto uno mismo se cansa de lo que tiene, se aburre, se lo olvida ser agradecido y se va por la tangente pensando en todo lo que le hace falta. Me declaro culpable.

En casa estamos rodeados Novio y yo de medicina en todas sus presentaciones: pastillas alópatas, inyecciones aceitosas (de las que duelen más), de radiografías, tomografías, estudios de sangre, recetas médicas, medicina homeopática, herbolaria china, víbora de cascabel y obsidianas. Los dos estamos entrando a la década de los treintas y nuestra farmacia está más surtida que la de alguien de ochenta. Fui a visitar a una amiga la semana pasada y está igual, ella ya evolucionó y tiene todas sus medicinas en una caja muy bonita para transportarlas con más facilidad.

Entonces recuerdo en mis ejercicios de agradecimiento que el diablo está en los detalles y agradezco que puedo respirar, que mi sistema digestivo funciona, que me puedo desplazar libremente hacia donde yo quiera, que puedo cocinar, que puedo crear, amar y vivir.

Este jueves 22 de noviembre, es el famoso Thanksgiving (Día de gracias) en Estados Unidos y nunca puedo evitar pasar este día por alto. Es de los pocos días festivos que se me hacen realmente profundos, dignos de celebrar y de darnos una pausa en nuestra vida caótica para agradecer. Todos tenemos algo por lo que nos debemos sentir afortunados y cuando no encontremos algo evidente regresemos a lo más sencillo pero lo más valioso: estar vivos.

Saludos agradecidos,

La Citadina.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s