Weinsteins y Spaceys

Hasta hace unos meses eran venerados, vacas sagradas del medio del espectáculo. Hoy son tacos de res y todos quieren acudir al festín. El valiente dura hasta que el cobarde quiere, me decía mi papá cuando llegaba atormentado de la secundaria por ser víctima de los grandulones. La pesadilla duró tres años, en la prepa las cosas mejoraron y en la universidad se pusieron muy bien. Las y los cobardes atormentados sexualmente por Weinstein y Spacey callaron por más de treinta años. No sé si sea lo correcto llamarlos cobardes, tenían en contra todo el poder de una de las industria más rentables del orbe.

Harvey Weinstein hasta hace unas semanas era de los personajes más reconocidos de la meca del cine. Fue productor ejecutivo de peliculas como “Reservoir Dogs”, “Pulp Fiction”, “El paciente inglés” y “Good Will Hunting” entre otras. El pasado mes de octubre Weinstein fue acusado por varias mujeres, entre las que destaca Ashley Judd, por acoso sexual. Con dicha acusación, muchas mujeres se armaron de valor y a Harvey le llovieron denuncias por acosos y también violaciones. Durante los últimos treinta años el estadounidense se había dedicado a producir películas y a causar terror en el sexo opuesto.

El valor se contagió y salieron a la luz acusaciones en contra de Kevin Spacey por acoso sexual en contra de jovencitos durante más de veinte años. Ni siquiera Frank Underwood podría salir bien librado de estos hechos.

Después del frenesí en contra de esas figuras del espectáculo, Harvey y Kevin aplicaron la justificación. El primero argumentó que tenía una adicción al sexo y necesitaba ser tratado; el segundo salió del closet. Durante muchos años anduvieron de calientes aprovechando su status para pasarse de la raya y ahora resulta que uno es un enfermo y el otro un gay que ha sufrido. Lo que hicieron no tiene justificación y deben de pagar por la consecuencia de sus hechos; los dos son acosadores y violadores.

Weinstein y Spacey le dieron mucho al cine, eso no se puede negar pero deben de ser encarcelados por lo que hicieron. Separemos al productor y al actor de las personas.

Fueron personas honorables y ahora son escoria pero cuantos Weinteins y Spaceys no andan sueltos por el mundo. En las oficinas en México abundan los cachondos que aprovechan su poder para abusar de sus subordinados. ¿Algún día serán castigados?

Saludos intergalácticos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s