La evidencia opinable

Hoy día, por lo visto, son más los asegunes que los asesinos. “Hay que ver el contexto”, se nos dice, con un cinismo mustio que se pretende docto y justiciero. La báscula moral de nuestros días tiende a considerar la gravedad de un crimen —aun y en especial los sanguinarios, los incontrovertibles, los injustificables— según el contrapeso de sus atenuantes. Se entiende al dictador o al terrorista sólo a partir de sus presuntas intenciones. Hay maleantes de rara fotogenia que roban y secuestran en el nombre de una utopía perversa cuya sola bandera los cubre de indulgencias. “¿Por qué mató el felón a su mujer con arco y flecha?”, se espeluzna el fiscal del viejo chiste. “Para no despertar a los niños”, explica el abogado defensor.

Los delitos livianos, por su parte, están aún sujetos a resultar lastrados por kilos de agravantes relativos. Abundan los fiscales de ocasión, capaces de encontrar las más negras y crueles inclinaciones detrás de una infracción de poca monta. Hinchados de preceptos fervorosos y certezas morales, se arrogan el derecho irrebatible a interpretar palabras, obras y omisiones con la severidad —esto es, la contundente ligereza— de los inquisidores, de modo que el castigo o el perdón dependan más que nada de prejuicios ajenos a los hechos. La moral, decía Wilde, no es más que la postura que adoptamos hacia quienes nos son desagradables en particular.

Menudean las opiniones irrespetuosas, pero sus valedores las quieren respetables con la argucia iletrada de que todas lo son. Cabe opinar por cuenta del antojo y a despecho del sentido común, a favor del matón y en contra de sus víctimas, sin más información que una pura sospecha intransigente. De ahí a negar los hechos comprobables y mentir sin medida ni decoro media apenas el trecho que separa a la causa del efecto. Se dan por buenas las verdades confortables, fuera de eso el más burdo de los engaños merece el rango de mentira piadosa. ¿Pues qué se creen los dichos y los hechos, las pruebas contundentes y las huellas palpables, para meterse con nuestras creencias? Se cree lo que se quiere, y peor: lo que parece convenir al creyente.

De más está citar la cantidad de discusiones idiotas que afloran a partir de tantas certidumbres automáticas. No bien un argumento concreto y razonado choca de frente con una necedad sin el menor sustento, lo probable es que todo se relativice y hasta las evidencias resulten opinables. Es decir, la ventaja es del imbécil, que ya podrá ensalzar al mismo Charles Manson a partir del poder de la incoherencia, que como es natural se ríe de las réplicas sesudas y pasa por encima del intelecto como el analfabeto sobre la sintaxis.

Lo vivimos en años escolares, cuando a los bravucones les bastaban dos gritos y un empujón para imponer la ley de su capricho. La estupidez provoca al raciocinio para neutralizarlo y así multiplicarse. Si una vez la flagrancia fue prueba irrefutable, hoy invita a la indignación y el contraataque. Es así que el verdugo de la opinión ajena exigirá respeto para la propia y tolerancia hacia su intemperancia. Igual que el arzobispo oscurantista cree justo y necesario solapar a los curas estupradores, abundan los bellacos biempensantes prestos a dispensar a plagiarios, tiranos y asesinos a partir de coartadas vaporosas, como los nobles fines que se esconden —muy bien, hay que decirlo— detrás de una evidencia que en adelante es cosa de opinión.

Nada hay tan fácil para el calumniador y su jauría estólida como encontrar al héroe dentro del matasiete o culpar al quejoso de terrorista, sin precisar del mínimo argumento porque “toda opinión es respetable”, incluso las estúpidas y las infundadas, las mentirosas y las resentidas, las fanáticas y las insensatas, las llenas de rencor y las vacías de seso. Una fachada azul será roja, amarilla, verde o negra si así lo quiere el rebaño gritón, pues entre más cuantiosos sean los convencidos menos espacio habrá para la observación, ya no digamos la objetividad.

La realidad, no obstante, tiene su propia lógica y ésta es invulnerable al wishful thinking que llama a las mentiras hechos alternativos o apoya y enaltece el atropello desde la más flagrante hipocresía. Como podemos ver, aun a pesar de tanta negación desfachatada, farsantes amantísimos y tiranos benignos, asesinos con causa y chacales sin máscara son objeto del público ridículo y sus admiradores no paran de exhibirse como meros pelmazos conformistas. La Historia está repleta de mayorías idiotas y minorías soberbias que van a dar al mismo basurero, no bien la gravedad hace lo suyo y el parecer volátil del relativista recobra su carácter de disparate. Nadie recuerda entonces que defendió asesinos, legitimó farsantes y entronizó granujas sin pensarlo siquiera. O en todo caso lo hizo con buenas intenciones.

Este artículo fue publicado en Milenio el 24 de junio de 2017, agradecemos a Xavier Velasco su autorización para publicarlo en MEX APPEAL. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s