Crónica de un milagro

Los milagros no tienen explicación. Por eso mismo existen dos irrenunciables ramas del conocimiento: la teología y la crónica deportiva.

Para el Planeta Futbol, el miércoles 8 de marzo de 2017 será recordado como el día en que el Barça logró la proeza de imponerse 6-1 al Paris Saint Germain después de haber perdido 4-0 en el Parque de los Príncipes. Nunca la Champions había visto una remontada similar. Como esto carece de lógica, vale la pena analizarlo.

Nada tan misterioso como la pasión histórica que rodea a un equipo. En la jurisprudencia y en las canchas, Francia ha propuesto ilusiones en las que no siempre participa. No es este el sitio para valorar en qué medida ha defendido los Derechos del Hombre, promulgados en 1789. Concentrémonos en otra idea francesa concebida por Jules Rimet: la Copa del Mundo. Aunque ha tenido un artillero como Just Fontaine y un virtuoso capaz de sortear rivales en el campo y las oficinas de la FIFA -Michel Platini- Francia no pertenece a la élite del futbol. Su selección ganó la Eurocopa en 1984 y 2000, y el Mundial en 1998, pero la felicidad de los franceses nunca ha dependido de los goles. Quizá la cuestión esté mal planteada: varios sondeos de la ONU califican a Francia como el país más triste del mundo, lo cual no parece ser una desgracia, sino una elección. En la elegante patria del existencialismo y la novela Bonjour Tristesse, el desencanto puede ser una condición elegida. Reformulemos la frase: el futbol no ha encontrado la manera de deprimir satisfactoriamente a los franceses.

Cuando Brasil, Argentina, Italia y Alemania saltan a la cancha, lo que está en juego no es un deporte sino un desafío nacional. El caso español es peculiar: la Furia (o la Roja) atrae menos que los equipos. Nunca el Camp Nou arderá en nombre de la selección como lo hizo el miércoles 8, demostrando que el Barça es “más que un club”.

El PSG jugó a conservar el marcador, el Barcelona a modificar la rotación de la Tierra. No hay clave racional para la enjundia ni para explicar la influencia de los gritos en la destreza de los héroes. Lo cierto es que la gent blaugrana jugó un partido aun superior al de los astros.

Para perfeccionar la tensión, Messi estuvo bajo de forma: sólo fue un magnífico jugador, ajeno a lo sobrenatural. El miércoles de milagro requería de otro protagonista, tan incierto como los caprichos de Fortuna. Neymar fue el gigante de la hora. Con excesiva frecuencia, el escapista de la banda izquierda considera que lo mejor que puede pasarle es que le cometan falta. Ante el PSG, esta picardía provocó un penal. Sus mejores gestos fueron otros: mandó un tiro de museo al ángulo y dio el pase maestro para el gol decisivo, en tiempo de compensación.

Nada de esto hubiera sido posible sin el recordable Deniz Aytekin, árbitro alemán que marcó dos penaltis dudosos al PSG y perdonó al menos uno al Barcelona, una falta por la espalda a Di María, cuando se encontraba solo frente al portero. ¿El Barça actuó un guión de Hitchcock mientras el árbitro representaba House of Cards? No faltarán quienes recuerden el 6-0 con que Argentina derrotó a Perú en el Mundial de 78 y donde hay evidencias de sobornos. ¿La épica será anulada por la sospecha?

Lo incontrovertible es que el Barça anotó seis goles, entre ellos dos penales (jugada demasiado simple para ese equipo, que no siempre acaba bien). El PSG desperdició oportunidades y, sobre todo, fue un equipo desangelado, y no sólo porque Ángel di María pasara la mayor parte del partido en la banca.

La locura, el coraje y el gol de último minuto fueron tan válidos como los errores del árbitro. En esa noche, ganarían quienes tuvieran mayor sentido de la tragedia. En las gradas, el coro griego vaticinaba lo imposible; el Barça no parecía entrenado por el mediano Luis Enrique sino por Sófocles. El heroísmo llegó con una dosis de injusticia y Mascherano admitió en la sinceridad de la victoria: “Le hice falta a Ángel”. ¿El diablo en el área? La pasión no tiene reglamentos y acaso los milagros no ocurren por la voluntad de Dios sino por su descuido.

¡Miércoles de maravillas, equivocaciones, humanos prodigios! Ganó el mejor equipo, conforme a los designios de la más extraña de las actividades: el fútbol.

Este artículo fue publicado en Reforma el 10 de marzo de 2017, agradecemos a Juan Villoro su autorización para publicarlo en MEX APPEAL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s