Huevos cocidos

Los cánones de belleza han cambiado con el tiempo. El maquillaje y los productos para evitar el envejecimiento estaban dirigidos, principalmente, al público femenino. Los artilugios para esconder las imperfecciones eran exclusivos para las féminas. Era impensable que un hombre anduviera poniéndose cremitas, eso es  de niñitas decía el clásico macho mexa. A los del género masculino que no habían sido bendecidos con el don de la belleza no les quedaba  mas que decir que los hombres tenían que ser: Feos, Fuertes y Formales. Mi querido amigo de la prepa, Vico, le añadió dos Fs más al dicho, y un Fierro Fabuloso.

En este siglo XXI los hábitos de consumo son muy distintos a los que tenían las personas el siglo pasado. Los productos de belleza para el hombre cada día son más frecuentes y se utilizan mucho. Cuantas veces no hemos escuchado que una mujer diga que su novio o esposo se tarda más en arreglarse o que tiene más cremas que ella. Hoy en día los hombres nos cuidamos y nos gusta lucir como muñequitos de pastel.

La temporada pasada asistí en varias ocasiones al Estadio Azteca para ver a mi equipo, el América. De tantas veces que fuimos al Coloso de Santa Úrsula se armó  un grupo en whatsapp denominado “Azteca Team”. El foro está conformado por cuatro americanistas, un necaxista y un chiva. Chateamos mucho y se arma muy buen cotorreo, no sólo discutimos del deporte de las patadas también compartimos tips de belleza. Hombres y mujeres cuidan su cuerpo para verse bien, el área del bikini no es la excepción.

Hace muchos años el vello púbico era intocable, las mujeres empezaron a darse un retoque, actualmente a los hombres no nos gusta andar de pelo suelto. Un árbol luce más cuando el césped aledaño está cortito, no sólo es cuestión de tamaños, también es cuestión de estética. En “Azteca Team” se discutió acerca del tema y el necaxista nos comentó de la existencia de un producto de la marca Veet.

Hace unos días decidí que era pertinente arreglar la zona pudenda. Seguí el consejo del hidrorayo del grupo y compré la marca que había comentado, sin embargo compré otro producto porque se requería menos tiempo para lograr el cometido y además traía un rastrillo sin navaja que me pareció muy práctico. Quien no oye consejos no llega a viejo, nunca había experimentado tanto ardor en los blanquillos, y pues sí, HUEVOS COCIDOS. Con el tiempo y crema humectante todo volvió a la normalidad, pero quien diga que la belleza es cosa de niñitas no sabe de lo que habla, a veces hay que jugarse el pellejo.

Saludos intergalácticos.

2 pensamientos en “Huevos cocidos

  1. Me has hecho reír sola en el metro con tu post ! Cabe señalar que no has aplicado la cera en la zona de la ingle. Eso duele 100 veces más que el producto Velle que has utilizado. Es curioso como en otras culturas este tipo de depilación es muy común incluso en hombres, como por ejemplo, en Singapore le llaman “Boyzilian style” que proviene del termino para mujer “Brazilian”. Saludos galácticos desde SG.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s