La “fatwa” bolivariana

Hay libros que dan miedo, y éste es de esos. Más que sobre política y políticos, tiene que ver con crímenes en tal modo escandalosos, y no obstante secretos, que pasan fácilmente por delirios. Pero ahí están los datos, los testigos, las fechas y registros que han hecho de la larga investigación una auténtica bomba de papel, donde narcotráfico, terrorismo, latrocinio, tiranía y asesinato son cosa cotidiana para sus tenebrosos protagonistas: malandros con poder y buena prensa cuyos alcances son tan incalculables como el dinero sucio y ensangrentado que cada día pasa por sus manos.

El brasileño Leonardo Coutinho es uno de esos periodistas atrevidos y duros cuya supervivencia se antoja prodigiosa. Luego de varios años entregado a la investigación de crímenes de Estado en las modalidades de terrorismo y narcotráfico, el reportero y editor de la revista Veja ha reunido en un libro inenarrable los hallazgos bastantes para situarlo entre el horror y el thriller. Editado en Brasil bajo el título de Hugo Chávez, el espectro, el ancho reportaje de Coutinho es a un tiempo increíble y verosímil, chusco y escalofriante; tanto así que los hechos y dichos que relata pecarían de absurdos en una buena novela de espías, pero una vez reunidos adquieren un sentido siniestro y elocuente.

A lo largo de tres años de pérdidas, el vuelo 3006 de Conviasa e Irán Air —primero semanal, más tarde quincenal— conectó las ciudades de Teherán, Damasco y Caracas. Nunca iba el avión lleno de pasajeros, y si bien los boletos se ofrecían a la venta, éstos sólo se hacían disponibles por intercesión gubernamental. Apodada “Aeroterror” por varios de sus mismos operadores, la ruta cumplía funciones tan poco turísticas como el transporte de armas, dinero, militares, terroristas y eventualmente drogas entre Irán y Venezuela, regímenes hermanos ante el mundo.

Parecería un chisme amarillista, pero su larga cola lo hace apenas otro síntoma insólito de la complicidad documentada entre los dos gobiernos, por motivos profundos que Coutinho rastrea sistemáticamente hasta pintar un fresco entre hilarante y estremecedor. ¿Qué pensar de las “fábricas de cemento” en Venezuela, teóricamente binacionales pero celosamente administradas y custodiadas sólo por iraníes, de donde nadie vio salir ni entrar cemento? ¿Y aquella mina de oro adjunta a un yacimiento de uranio enriquecido, protegida asimismo por oficiales persas e inaccesible para nadie más? ¿Era Hugo Chávez el primer valedor de Cristina Kirchner, o apenas un atento intermediario entre ayatollahs y neoperonistas, en el nombre de cierto programa nuclear inmencionable?

Pocas licencias son tan auspiciosas como las que se otorgan los protagonistas de El espectro. Si parece incongruente la imagen de un clérigo islamista traficando con drogas, una fatwa lanzada hace treinta años por Mohammad Hussein Fadlallah, señalado gurú de Hezbolá, hace polvo las dudas al respecto: “Producimos drogas para Satanás, que son Estados Unidos y los judíos. Si no podemos matarlos con armas, los vamos a matar con drogas”. A partir de coartada tan oportuna, no precisaba ya el sumo socialista del siglo XXI más que acercar un poco a sus amistades. ¿O es que unos luchadores de su calibre serían tan ingratos para dejar colgados de la brocha a los buenos amigos de las FARC? Y ya entrados en gastos, ¿por qué no trabajar todos unidos, en nombre de principios tan ínclitos y prístinos que unos cerros de coca, unos litros de sangre y un diluvio de dólares nunca podrían manchar?

“Chávez derribó la frontera entre su país y el narcoterrorismo”, escribe Coutinho, e ilustra con ejemplos tan conspicuos como los 173 cambios de identidad fabricados por el gobierno venezolano a terroristas islámicos, que a partir de ahí viajaban por el resto de América Latina sin ser importunados por la Interpol. Nada del otro mundo, tras el relato de Pablo Escobar visitando a los Castro a domicilio y durmiendo en la casa donde diez años antes pernoctó Leonid Brézhnev. Según las oficiosas pesquisas de Coutinho, de este lado del charco la fatwa la dictó el mismo Fidel Castro, impulsor y creyente de la “guerra asimétrica” que faculta al rebelde para hacerse maleante sin restar galanura a su plumaje.

Ya entrados en tirar barreras y fronteras, cuenta el autor que Chávez, Cabello, Maduro y el resto de la banda bolivariana no escatimaron bríos para impulsar la agenda de sus leales, y ello incluiría el envío de tropas de asalto y armas a Bolivia, así como el ingreso de Evo y los suyos en el negocio del tráfico de coca, valiéndose de aviones y bases militares, con algunos difuntos de por medio —uno de ellos, muy bien documentado, el suicidioasistido del fiscal Nisman— y la amable miopía de los gobiernos de Lula y Dilma.

Y así hasta nuestros días: el thriller negro de Leonardo Coutinho (“una fantasía sin credibilidad”, han coincidido ya, sin otra explicación, algunos entre sus protagonistas) se extiende hasta el inicio de 2018. Lo único hasta hoy inexplicable, dado el calibre usual de tantos años lleva divulgando, es que el propio Coutinho siga aún con vida, habidas tantas fatwas en su contra. 

Este artículo fue publicado en Milenio el 23 de junio de 2018, agradecemos a Xavier Velasco su autorización para publicarlo en MEX APPEAL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s