Pepito grillo

Durante toda la semana tuve un acompañante en mi habitación, al caer la noche se anunciaba, cuando la oscuridad era lo único presente comenzaba a cantar. Toda una semana habitó un grillo en mi cuarto; los primeros días conciliar el sueño fue casi imposible, posteriormente su cantico se convirtió en el arrullo que me ayudaba a dormir.
La noche de ayer, cuando el sueño ya me tenía al borde del nocaut, decidí hacer la última parada técnica de la jornada. Al llegar al baño lo primero que vi en el piso fue el pequeño insecto; era mucho más chico de lo que yo pensé, el animalito se quedó inmóvil, parecía que me estaba esperando. No sé por qué, pero lo único que pasó por mi mente fue aplastarlo, tuve unos segundos de duda pero al final le di jaque mate.
Al regresar a mi habitación, un sentimiento de culpa me abordó. Me acosté y al mirar a lo alto del librero vi al “Pepito Grillo” de peluche que hace unos años me regaló mi mamá, el muñeco parecía molesto, creo que le dolió que maté a su primo o a su sobrino. Durante unos minutos medité el por qué había pisado al grillito cantor, la única respuesta que llegó a mi mente fue: instinto.
Cerré los ojos e intenté dormir, no pude, algo me faltaba. Cerré los ojos y esperé escuchar la voz del primo de Cri-Cri, ésta ya no se iba a oír, yo la había silenciado.

Saludos intergalácticos

Escrito el 7 de julio de 2012

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s