Dietas y más dietas

La vida de los “Godinez” es complicada y trágica, no sólo se está todo el día en la oficina, además se sube de peso. Que levante la mano aquel oficinista que no haya incrementado unos cuantos kilates, los deben de existir, pero son la minoría.
La chamba y el sedentarismo me llevaron a pesar 87 kg en septiembre de 2012. Hoy en día, enero de 2014, peso 67 kg. ¿Compartir el secreto? Lo dudo, estoy pensando en patentar mi método, se llamará algo como: “Método en contra de las chichis masculinas (man boobs)” o “La báscula, su amiga”, el nombre aún se está cuajando. Sé que tendrá más éxito que muchas dietas, pero también hay unas que me parecen excelentes y creo que es pertinente compartirlas.
Para aquellos que no necesitan perder tanto peso y no quieren algo muy restrictivo. La dieta del Kiwi: puedes comer todo, menos kiwi.
A los que se les pasa la mano en la ingesta calórica. La dieta del conejo: Deja de comer, PENDEJO.
Quienes gozan de un buen poder adquisitivo. La dieta del rico:Cognac y perico.
A los que les gusta echar patrulla. La dieta del cucurucho: Comer poco y follar mucho.
La recomendación que les doy es que coman sano porque la alimentación no es una cuestión estética, es una cuestión de salud. Otra situación importante es aceptarse, cada cuerpo es distinto, las personas tienen fisonomías distintas, no intentemos seguir cánones de belleza que no podremos conseguir.

Saludos intergalácticos.

Escrito el 23 de enero de 2013.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s