La veteranía del mil cáscaras

Cuando eres jugador de fútbol, sin importar si lo haces en un nivel de alto rendimiento o si eres cascarero de llano (de esos que va más por disfrutar de las chelas postpartido que por hacer deporte en sí) tienes que saber que, si bien te va, llegarás con un nivel decente hasta los 30 años y después de esa edad, todo se empieza a ir a la “#$% paulatinamente.

A nivel profesional, los delanteros son los que más temprano se retiran ya que son los que tienden a empezar a sufrir más lesiones. Los porteros, al tener una posición muy estática dentro del terreno de juego, son quienes, lógicamente, pueden llegar a jugar a un buen nivel hasta los 35 o 40 años.

Yo soy cascarero de llano, de esos que va más por disfrutar de las chelas postpartido, soy delantero y tengo casi 31 años.

Juego en un torneo de fútbol soccer en el municipio de Emiliano Zapata todos los sábados desde hace casi dos años. No soy ni de cerca el mejor del equipo, pero al menos hasta el torneo pasado, soy quién más goles ha metido.

El sábado pasado empezó un nuevo torneo. Como todo equipo de fútbol, tuvimos bajas y tuvimos altas. Para mi desgracia, se sumaron al equipo dos escuincles caguengues de 17 años que juegan en la misma posición que yo.

Parece que tienen 4 pulmones los mocosos.

Por primera vez desde que llegué a ese equipo, no estuve en la alineación titular en nuestro primer partido. Uno de esos “escuincles caguengues” tomó mi lugar y de hecho en menos de 15 minutos se estrenó como goleador con un muy buen gol.

Mi primera reacción fue festejar el gol efusivamente, sin embargo, a los 30 segundos, me llegó a la mente una idea que me pegó como una cachetada: No volveré a estar en el once titular de ese equipo.

Me ha costado trabajo digerir esto, ya que a pesar de que mi motivación de cada partido, son las chelas post-juego, pues la realidad es que también me gusta ir a jugar los 90 minutos completitos.

Con el paso de los días, lo he ido tomando de mejor manera y definitivamente me ha caído el veinte de que es turno de dejar lugar a los más jóvenes.

Tengo más de 25 años jugando al fútbol y me ha tocado vivir de todo y jugar en torneos en distintas partes de la república. Me ha dejado millones de nuevos amigos.

No hay nada que pueda hacer. Ya no corro a la misma velocidad a la que corría hace 10 años y tampoco tengo el mismo aguante.

Si quiero pensar en el bien de mi equipo, tengo que aceptar que un escuincle caguengue de 17 años es MUCHO mejor que yo, apoyarlo y aconsejarlo según las experiencias que he vivido yo.

He jugado más de mil “cáscaras”. Soy un veterano del llano.

Hay que aceptarlo y dar paso a quienes tienen todo un camino adelante por recorrer, ya sea en el fútbol, o en cualquier otro aspecto de nuestras vidas cotidianas.

 

Saludos cordiales

Billy Brown

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s