El fracaso es de todos

En enero se habló de un verano lleno de esperanza. Había que quitarle al aficionado el sabor amargo del 0-7 y los torneos que se tenían enfrente se prestaban para ilusionarse. Es fácil decir que cuando se gana, ganamos todos. Cuando se pierde, pierden ellos. Pero acá, a pesar de los pesares, hoy hemos fracasado todos. Y no le tengamos miedo a la palabra, no importa que nos ponga en evidencia. Fracasaste tú, que compras la playera del Tri cada vez que estrenan; tú que haces fila para comprar los boletos en el estadio o que te acabas la quincena en la reventa. Fracasaste tú, que gritaste Puto en los despejes y que empeñaste el coche para ir al último mundial. Fracasó el sistema y con él, caímos todos.

No recuerdo la última vez que exigimos un mejor gobierno; leí por ahí que si fuéramos tan buenos para sacar presidentes como entrenadores del Tri, quizá ya seríamos potencia mundial. El futbol es parte de la corrupción, y a nivel organización, dejamos mucho que desear. Nos enojamos porque nos duele, se pierde la confianza y aunque profeso abiertamente mi descontento con el trabajo de Osorio, creo que dejamos mucho que desear cuando pensamos que el único responsable de las derrotas es él. Pidamos la salida de De María, de Cantú. Quitemos la injerencia de los dueños en la toma de decisiones; pidamos que se acabe la multipropiedad. Que los jugadores entreguen cuentas, al final, más de 4 técnicos han pasado con la misma generación sin lograr nada.

De pies a cabeza fracasó el sistema. Los directivos, los dueños y los equipos. Los que siguen pensando que nos engañan con llevarnos a la fiesta grande cada 4 años y que saben que nos seguimos conformando con las migajas del “Mole Tour”. Fracasamos porque prendemos la “tele” en el México vs Guadalupe y nos emocionamos porque goleamos en la CONCACAF; porque se califica caminando y nos entra el sentimiento de superioridad cuando enfrentamos a Canadá.

Fracasamos porque llenamos la Liga MX jornada a jornada y festejamos los goles de extranjeros. Porque nos enoja el debut de algún joven mexicano en un partido serio. Porque les pedimos a nuestras estrellas que se queden más tiempo antes de ir a Europa. Porque mantenemos el negocio de las televisoras y al final, porque pedimos la cabeza de Osorio, pero la verdad es que se tendrían que ir todos.

Fracasamos y volveremos a fracasar. Porque no entendemos que seguimos enriqueciendo una empresa privada, que nos regala las sobras de su plato y que abusa del amor que le profesamos. Porque no exigimos juegos de calidad y da igual el rival y la sede, llenamos el estadio. Porque no sabemos comportarnos en los juegos, mentamos madres y seguimos gritando. Insultamos al Técnico y nos detenemos a escuchar a Cantú, como si nada hubiera pasado. Está bien, que se vaya Osorio, pero no exijamos más de lo que merecemos, porque el fracaso es mío y tuyo, el fracaso es de todos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s