¿Messi o Cristiano?

¿Messi o Cristiano? ¿Quién de los dos es el mejor del mundo? Tema trillado, sin duda, pero tiene que haber uno. El mundo en el que vivimos funciona así, alguien debe ocupar la silla monárquica. Porque no hay dos unos en las matemáticas, ni tampoco dos dos. Tampoco tenemos dos presidentes de la república, ni dos reyes y dos reinas. ¿Messi o Cristiano? Uno de los dos debe ser el rey y el otro el príncipe. Así indica la historia.

Comencemos con Messi. El oriundo de Rosario, Argentina rebasa el adjetivo de talentoso. Es mucho más que eso, es un artista con la pelota. Es capaz de tomar un balón y convertirlo en poesía. Fantástico. Hace unos días, durante una entrevista para una cadena española, Leonel Messi pronunció unas palabras muy interesantes, cito textual: “Tuve la suerte de que Dios me dio el talento…y después obviamente el trabajo, que por más talento que tengas, si uno no tiene trabajo, es muy difícil lograr el objetivo que tengas” El astro rosarino puso en perspectiva algo crucial para encontrar la verdadera diferencia entre ambos futbolistas: Leonel Messi fue elegido por el Creador. A Dios le plació darle a Messi el don de la pelotita.

Leonel, en efecto, posee una pierna zurda tocada por Dios. Es rápido, inteligente, hábil, potente, astuto, controla el balón mientras corre a máxima como si fuera una extensión de sus pies. Proyecta fútbol ofensivo como nadie más, genera espacios y de frente a la portería es letal. Un auténtico fuera de serie, de eso nadie tiene la menor duda. Su talento ha sido aprovechado al máximo por el FC Barcelona, con quien ha ganado todo: 8 títulos de liga de España, 4 Champions League y 5 Copas del Rey, por mencionar algunas. Con la selección Argentina, Messi sólo ha conseguido dos títulos cuando militaba en categorías juveniles. Con la selección mayor, ha perdido 3 finales consecutivas: 2 en Copa América y una en el mundial de Brasil 2014 contra Alemania.

Sin embargo, su calidad con tintes divinos le ha dado mayores dividendos a nivel individual, pues lleva en su haber cinco Balón de Oro, trofeo otorgado anualmente por la FIFA desde 1956 al mejor jugador del mundo. Convirtiéndose así en el máximo ganador del premio en la historia, convirtiéndolo en el mejor futbolista que haya pisado el césped, hasta el momento. Números impresionantes, trayectoria individual asombrosa.

Imaginemos por un momento que estuvimos criogenizados durante los últimos años y no sabemos nada del fútbol contemporáneo, vemos a Leonel Messi jugar, analizamos sus números, escuchamos que el mundo se le rinde y que Dios mismo puso el talento sobre el argentino. Es muy posible que, en ese punto, pensemos que no hay nadie que siquiera pueda acercársele en galardones y ya no digamos en talento. Ya veremos.

Veamos algunos números de Cristiano, actual jugador del Real Madrid,  que son igualmente sorprendentes: 4 Champions League (1 con Manchester United y 3 con Real Madrid), 2 Copas del Rey, 2 títulos de liga de España, 3 títulos de la Premier League de Inglaterra, 2 Súper Copa de Inglaterra y 1 Súper Copa de Portugal. Con la selección de Portugal ha ganado una Eurocopa. Obteniendo así el primer título europeo para su país. En el plano individual Cristiano tiene en su haber 4 Balón de Oro, con fuertes posibilidades de obtener la quinta insignia de la categoría en la temporada 2017.

Cristiano Ronaldo es originario de Madeira, Portugal. Ha forjado su exitosa carrera futbolística con base en esfuerzo y trabajo. Fundamenta su juego en el poderío físico y trabajo táctico dentro del terreno de juego. El portugués se enfrenta a las comparaciones con Leonel Messi en franca desventaja, no posee el talento innato que su antagonista argentino tiene de sobra. Ronaldo es un jugador que se ha hecho a sí mismo y ha ido creciendo conforme pasa el tiempo. Que el portugués, en desventaja natural compita al tú por tú contra un futbolista nato como lo es Leonel Messi, le otorga una victoria intrínseca. Los triunfos  individuales y colectivos de Cristiano sobre Messi tienen, desde mi punto de vista, mucho mayor mérito, pues el esfuerzo y la dedicación en los niveles más altos de rendimiento opacan, y en muchas ocasiones, vencen al talento puro.

En el gremio futbolístico existe una gran paradoja: ¿El futbolista nace o se hace? Leonel Messi nos da una pista, su talento vino por intervención divina, por lo tanto, Messi es un hombre que nació futbolista. Cristiano, en cambio, ha trabajado y se ha esforzado en sobremanera para hacerse futbolista y de gran nivel. Se ha hecho un lugar en la bóveda celeste del balompié, reservada, hasta ahora, únicamente para los alcanzados por la mano de Dios.

Cristiano Ronaldo rompe paradigmas y destruye cánones. Ha quitado la venda de los ojos a los que ciegamente creíamos que lo mejor era exclusivo para los elegidos. Es un mortal que se ha atrevido a trepar hasta el limbo de los inmortales y se ha sentado en su trono para darnos una lección de voluntad y superación.

¿Los jugadores nacen o se hacen? A Cristiano le da igual.

Adorable Pollito

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s