Repartidor de confianza

Voy caminando a una tienda de conveniencia de la colonia para comprar vino y cigarros (viviendo en toda la expresión de la palabra mi #adultlife ¡yeaaah! [emoticon con ojos para arriba]) y me topo con un chavo repartidor de una cadena de comida que tiene de todo (literal de todo) que me vio y vi y sin pensarlo nos saludamos, y sí, evidentemente porque es uno de los repartidores que frecuentemente toca en mi casa un sábado a las 3 pm y me lleva toda la comida del fin de semana (sí sí, lo tengo todo perfectamente calculado).

Llegué a la tienda y el señor despachador me saludó muy contento (porque evidentemente soy cliente asidua) y casi casi sabía que le iba a pedir… (ahí sí le varío) pero mis musts son ese vino argentino uva malbec a precio decente y los cigarros que sigo pidiendo como si tuviera 16 años sin pensar que ahora hay diferentes tipos, contenidos y bueno, hoy me sorprendió con unos de pepino -por JesúsCristo- que ya no saben ni que inventar…

Total volví y el repartidor venía de terminar su entrega y le dije, buenas noches, que descanses, él con una sonrisa me dijo lo mismo… y me hizo pensar en otra anécdota de hace unas semanas… llega el repartidor de una taquería con nombre de príncipe musulmán, me da el pedido y lo reviso (raro en mí)… y veo que me habían traído 2 tortillas para el queso fundido (siempre traen 3 de harina y 2 de maíz) y le digo… oiga joven… ¿qué pasó? 2 tortillas… y entre chiste y chiste le digo, no te preocupes, no es como que voy a dejar de pedir… su contestación: lo sabemos señora (#adultlife de nuevo), su dirección la tenemos muy bien ubicada…

¡Wow! Estoy viviendo el cliché de una película americana en la CDMX… además que me di cuenta de mi dependencia a la “entrega a domicilio” he generado un network más en mi vida: la comida a domicilio.

Nuestra capital tiene una oferta enorme culinaria que además ha encontrado un enorme área de oportunidad en gente como yo que disfrutamos vivir en una película hollywoodense descansar el fin de semana, comer #comfyfood viendo una peli en pijama y que tenemos pésimos hábitos alimenticios… No es cierto… entre semana como bien y mis pedidos son 2 por mes (máximo).

Sin que lo dudara es un hecho que la capital chilanga es el estuche de monerías primer mundista (aunque haya algunos que desacuerden) en el sentido de la oferta que tenemos en cuanto a comida (eso nadie lo podrá negar) de calidad y ahora más con los servicios urbano-hipsters que no solo nos traen la comida del changarro de Doña Chona, sino los boletos para el concierto de tu estrella favorita (ayyyyy cuanto tema para explayarse)…

Ya saben… si quieren recomendaciones de comida a domicilio, dejen sus comentarios que soy toda una experta gourmet.

Saludos amorosos

2 pensamientos en “Repartidor de confianza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s