¡Súbale…hay lugares!

Gracias al “gasolinazo”, la construcción de nuevas plazas comerciales por toda la ciudad y ampliaciones a las calles, mi Cuernavaca se ha vuelto intransitable. Para ahorrarme molestias a la hora de manejar y unos cuantos pesos, he recurrido a los camiones de transporte público o “rutas”, como son conocidos aquí en guayabolandia.

Hacía mucho tiempo que no utilizaba este medio de transporte continuamente, la última etapa en la que usaba la ruta de manera cotidiana fue en la prepa. En aquellos años disfrutaba viajar colgado de la puerta trasera abierta del camión, mientras devolvía cínicamente la mirada a las personas del exterior que me advertían del riesgo que corría. Me hacía sentir rebelde y atrevido, creía que generaba admiración de los demás. Pero lo que más me fascinaba de mis incontables viajes eran las historias que veía y oía casualmente, al pasar, como decimos. No me mal entiendan, no es que me guste el chisme, pero es inevitable escuchar conversaciones cuando viajas apretado contra los demás, y una vez que escuchas, pues la historia en sí te hace querer escuchar su desenlace.

Hoy, a unos años después de esa etapa, encuentro igualmente deleitable viajar en ruta. Aunque ya no viajo colgado y mucho menos me siento rebelde ni atrevido, sigo escuchando y viendo historias dignas de convertirse en best-sellers. La gente que nos topamos y las situaciones que se viven a diario en ese ambiente son reflejo fiel de nuestro actuar y conciencia colectiva.

Hay mucha tela de dónde cortar: empezando con los choferes que decoran sus unidades con todo tipo de estampas y leyendas como: “Primero Dios volveré”, “Amor prohibido” y el infaltable emblema de las Águilas del América. Le sigue el que te vende bolis congelados, aguas de horchata, nieves, cacahuates y nanches con chile. Luego están los payasitos, todos con la misma rutina de chistes y que tratan de sacarte una moneda diciendo que lo que hacen es un trabajo digno. También nos encontramos a los trovadores con sus guitarras desafinadas y poco talento vocal, pero siempre con ímpetu, metidos en su papel de artistas. Y qué decir de los que venden las pomadas milagrosas de marihuana con alcanfor para curar cualquier tipo de mal o deformación que suframos, como el espolón. En ocasiones se suben individuos misteriosos y sombríos que te tiran el rollo de que estuvieron presos y que prefieren ofrecer sus productos en vez de andar robando, se acercan a tu lugar y te ofrecen unas galletas con el mismo semblante sombrío que ellos y de procedencia aún más incierta.

Cierto día se subió por la parte trasera del camión un señor con un tanque de gas de 20 kilos. ¡Lleno! Aún con lo vale madres que somos como sociedad, varios volteamos a ver con cierta incredulidad y molestia al propietario de aquel peligroso y singular objeto. Le valió gorro.

Una vez que dicho sujeto descendió llevando consigo su bomba portátil, reflexioné: ¿Y por qué habría de importarle a ese hombre que un puñado de sujetos desconocidos lo vieran feo por suplir una necesidad básica? o ¿Quizá la escasez económica lo obliga a ponerse a sí mismo en riesgo y de paso a los demás que viajamos en ruta?, ¿Será que ese valemadrismo que heredado culturalmente hizo su más brillante aparición en la figura del hombre? Posiblemente alguna de todas esas razones me hizo presenciar lo que que escribí. O tal vez ninguna. Quizá tan sólo es el reflejo de cómo somos, en general, como sociedad: pícaros, imprudentes, inconscientes, trabajadores, luchones, ingeniosos y así. Todos tenemos un poco de todo. Somos mexicanos. Geniales.

¿Qué es lo más interesante que han visto, escuchado o vivido al usar el transporte público?

No crean que lo olvidé: súbaleeeee…hay lugareeeeessssss.

Adorable Pollito

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s